Buscar
  • MyCar Chile

Mad Musk dando el ejemplo (de nuevo)

Autor: Joaquín Andrés Manfredini Werner



A fines de 2019 Tesla develó una nueva camioneta: la Cybertruck. Con cortes de carrocería agudos y un estilo inspirado en Blade Runner, decir que su diseño es disruptivo, sería quedarse corto. El diseño de alto impacto y líneas nunca antes vistas dejaron a todos los medios de prensa automotriz con la boca pegada al piso y sin saber que decir durante un buen rato.

Y la boca aún no la logran cerrar. Han pasado ya un par de semanas desde el reveal de la Cybertruck, y ahora no la han cerrado (la boca) porque no pueden dejar de hablar de ella. Esto demuestra el éxito de la campaña comunicacional de la compañía de Musk, probando que no hay mala publicidad y quien dice, además, que las pre-órdenes ya superan las 200.000 unidades y aumentando.


Un anuncio de tal magnitud e impacto, es un claro indicador de la dirección que la industria automotriz está tomando desde hace ya más de una década hacia la electro-movilidad. Esta industria (la automotriz) es la segunda industria de bienes más grande en nuestro país, ergo nos compete directamente un anuncio como este. Por algo vamos encaminados como industria hacia allá y da igual si el salto lo hacemos con camionetas de 80 mil dólares o conversiones de autos eléctricos de 6 millones de pesos. El cambio se viene y nos tenemos que preparar y adaptar.


Nada de esta necesaria preparación ha visto luces en las políticas públicas estatales nuestro país, desde donde por el contrario, se ha prohibido a las plantas de revisión técnica aprobar vehículos convertidos a eléctricos. Al respecto, lo que molesta es el pseudo argumento técnico, diciendo que no es un cambio de tren de potencia solamente, sino que es un cambio estructural del vehículo. Es vergonzoso porque es mentira. Así de simple: las baterías pueden ir bajo el vehículo donde estaba el estanque o en la maleta y los accesorios para controlar la corriente eléctrica entran todos en el vano motor, incluido además del motor eléctrico. En algunos casos, las conversiones se llevan a cabo sin cortar un solo fierro del auto.


Resulta inconcebible entonces, que Chile formando parte del acuerdo ambiental adscrito junto a la Agencia Internacional de Energía (IEA) frene los avances en electro-movilidad, en vez de enfocar esfuerzos en avalar y potenciar conversiones. El avance hacia ciudades más limpias, menos ruidosas, más salubres y amigables va por la electrificación de los medios de transportes urbanos, dando igual si son Goliats automotrices quienes traen el cambio, o ingenieros que convierten autos a bencina o diésel en silenciosos eléctricos.

45 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo